La camiseta Volt nació no solo para el Gravel

Sí, cuando hablamos de “Volt” lo hacemos de una camiseta, no de un maillot, la prenda que marcó el salto de Gobik hacia terrenos nuevos e inexplorados. Terrenos ajenos a la licra y el rendimiento, terrenos más de gravel o all mountain, “rebeldes” como diría Juan Antonio Flecha.

O de freeride o enduro, como nos dijo Ignasi Jorba, donde las “Volt” gustan mucho, ya que "resultan muy ligeras y eso lo valoramos, piensa que nosotros cargamos con una bicicleta bastante pesada e incluso un casco integral”.

Ciclista de gravel con la camiseta Gobik Volt en una pista

Cierto, la primera impresión que transmite la prenda es ligereza. Se puede coger y doblar hasta hacer una pelota en la mano, que vuelve a su estado normal, sin arrugas y lista, una vez la estiras. Sus tejidos y confección tienen mucho que ver en esto y también en el rendimiento que nos da sobre la bicicleta.

Fresca, especialmente fresca

Tanto frontal como espalda, salvo los bolsillos, se basa en un poliéster elástico, ligero, ultrarresistente y altamente transpirable. Esto le da una capacidad brutal para transferir y secar el sudor en días de calor tórrido. Al ponértela tienes sensación de aire, de libertad, una sensación que se acrecienta con una percepción para quienes venimos de la licra: da la impresión que vas con el maillot abierto.

Ciclista de gravel con la camiseta Gobik Volt

A pecho descubierto, como muchos ciclistas en el Tour. Esa es la sensación en el primer momento sobre la bicicleta. Su anchura, la justa, no es exagerada, no impide que se ajuste y te vean ajustado, en cierta medida. Todo esto con cuello redondo y cerrado.

Mangas más disciplinadas

Hay dos tipos de ajuste, en el cuerpo queda bien fijada, con un tallaje generoso que justifica el cuerpo del ciclista, pero sin agobios, esto no es ciclismo pro de carretera.

Luego están las mangas, en material más liso, con un corte original y orilla termosellada. Las mangas sí que ajustan algo más, tampoco es una locura, pero quedan más fijas. Un detalle es su tejido, como decimos más liso, no microperforado como la plancha central.

Ciclista de mountainbike con la camiseta Gobik Volt

Este detalle es interesante cuando haces gravel y te metes en senderos estrechos, en los que te golpean hojas altas y alguna rama. A velocidad normal, el material responde muy bien a posibles enganchones.

Secado rápido

Un aspecto que nos llamó la atención fue su comportamiento en los descensos. El hecho que sea holgada no le impide ajustarse bien al pecho y hombros, de manera que, cuando empiezas a bajar, la prenda no empieza a vibrar, al contrario, cada tejido de la misma sabe dónde situarse, para que la sensación de resistencia al viento no sea tal.

Ciclista de mountainbike descenciendo con la camiseta Gobik Volt

Luego está el secado en ruta. Tras salvar una pista en ascenso, llega un descenso que si se alarga un poco será suficiente para que, con el viento de cara, el tejido seque gran parte del sudor acumulado en el tramo anterior.

Bolsillos que inspiran alforjas

Los usos de la camiseta “Volt” van más por el camino del gravel, la ebike y el bikepacking, aunque también tiene recorrido entre los amantes del enduro o freeride, si bien estos tienen en la "Terrain" un aliado más específico.

Sobre los bolsillos tenemos varios apuntes. Primero que resultan generosos, tanto que nos retrotrae al ciclismo de alforjas. Son dos piezas verticales, en ambos costados, y una horizontal a la que se accede con cremallera y en la que caben bastantes cosas, desde un plátano a barritas, geles, llaves, pequeño inflador y hasta las gafas de sol, si cae la noche y no quieres fijarlas en el caso.

Bolsillos traseros de la camiseta Gobik Volt para gravel

Llevar los bolsillos llenos no conlleva incomodidad, pues la camiseta tiene una cinta interior que se ajusta a la cintura y fija mejor la carga.

Cinta interior de la camiseta Gobik Volt para Gravel

Por cierto, que mirando por detrás, la camiseta cae por su propio peso, es decir que el ajuste y disposición de los bolsillos encajan a plomo, sin necesidad de preocuparse cada poco si el que va detrás te ve bien fijada la camiseta.

Y es que, como diría Juan Antonio Flecha, “el ciclista de gravel no será el mejor de la carretera ni de la montaña, pero haciendo las cosas bien será un 7 en todo”.

La camiseta VOLT está disponible en 3 colores:

Camiseta Gobik Volt Kahuzi Camiseta Gobik Volt Molehill Camiseta Gobik Volt Charcoal