Colección Freeride – Ebike de Gobik: más allá de la licra

“Cuando nos contactaron para probar nueva ropa de Gobik, nos miramos sorprendidos ¿licra en freeride, entre endureros? Luego cuando nos la pusieron encima de la mesa, dijimos, esto está guay. Qué buen comienzo” empieza comentándonos Guillem Jorba, junto a su hermano Ignasi, los riders invitados y protagonistas del vídeo de lanzamiento de la nueva colección de Gobik para Freeride – Ebike.

“No es una ropa radical y sí un inicio prometedor y atrevido. Nos gustaron los tejidos, y también el punto técnico que le ponen a todo lo que hacen, con mangas más estrechas y fijadas de lo que acostumbran otras marcas” prosiguen Guillem e Ignasi.

“Nos mola que una marca como Gobik venga a nuestro terreno -dice Guillem-. Es señal de que nuestro modo de entender la bicicleta tiene recorrido entre su público”.

Ropa para disfrutar de la bicicleta

Lo cierto es que Gobik no es 100% nuevo en este terreno. Ya había prendas y diseños personalizados para algunos de sus equipos BTT y marcas “amigas” como Mondraker.

Precisamente en estas prendas se encuentra el origen de la primera colección Freeride- Ebike de Gobik.

La comodidad es la base de todo: “Es ancha pero lo justo. Los tejidos son resistentes, cuando te metes en un bosque y puedes rozar con cualquier cosa -sigue Ignasi-. Además, esa resistencia no implica peso, la ropa es ligera y da libertad de movimiento”.

Guillem vuelve sobre lo dicho: “su primera experiencia fuera de la licra acierta perfectamente”.

Aquí hablamos de camisetas

La primera colección Freeride- Ebike de Gobik propone de un par de líneas de camisetas: las “Terrain” y “Volt”.  

Las primeras son las más “endureras”, pueden ser en manga corta y larga, de material más ancho y transpirable, menos fit. Hablamos piezas lisas, sin trampa ni cartón, sin bolsillos ni cremalleras, con la holgura suficiente si usas protecciones y en tejidos que soporten roces durante la travesía.

Ropa en definitiva para integrarse y perderse en la naturaleza.

“Resultan cómodas y ajustan lo necesario para que no molesten cuando vas deprisa” opina Guillem, que las define transpirables y de buen material para entrar en bosques, confiando que la camiseta aguante arañazos. Además, permite acoplar protecciones: “A ver la idea es salir y no caerse, pero a veces hay sustos”.

El diseño de las “Terrain” ofrece tres versiones de color, que juegan con el tamaño del claim de la marca: “Nonconformist”, pero siempre con guiños a la identidad visual de Gobik. Aquí va todo tipo de usuario, tanto para enduro clásico o usuario de ebike.  

La línea “Volt” es un paso intermedio en fijación, tanto en mangas como en cintura. Son prendas ideales para bici eléctrica o gravel, con bolsillos traseros y una cremallera muy bien situada desde la que se puede acceder a un bolsillo XL.

“Resultan muy ligeras y eso lo valoramos, piensa que nosotros cargamos con una bicicleta bastante pesada e incluso un casco integral. En esos bolsillos puedes llevar las cosas imprescindibles para una salida” comenta Ignasi, quien también las ve para enduro. En este apartado, las camisetas incorporan una cinta interior a la altura de la cintura que ayuda a fijar los bolsillos solo en caso de cargar objetos dentro.

Otra lectura interesante de las “Volt” es que pueden ser útiles para bikepacking, una modalidad muy extendida en otros países en la que la ropa debe tener un punto técnico y donde los bolsillos son buenos aliados.

Sorpresa en los pantalones

Una de las sorpresas de la colección reside en el culotte “Commander”. Se trata de un culotte fino, para llevar bajo el short “Ranger”. Lleva dos trabillas laterales con cierre a presión para fijar al short, preparado para situar una protección lumbar y badana, necesaria en los cambios de desnivel.  Sorprende por los bolsillos en perneras y en la espalda, al que se accede bajo la camiseta, al ser más holgada.

“Es muy cómodo y fija perfecto” concluye Ignasi, quien lo probó bajo el pantalón “Ranger”, muy holgado y largo hasta antes de la rodilla, transmitiendo sensación de libertad: “Resulta confortable y ligero”.

Para Guillem, el culotte es “una pieza muy acertada, con los bolsillos interiores, a los que se accede fácil y la posibilidad de llevar protección lumbar, muy valorada por nosotros”.

Y es que como prosigue el propio Guillem: “Aquí hay un muy buen inicio, es la primera colección y nos gusta lo que vemos, hay recorrido para seguir creciendo entre la gente del all mountain, una comunidad muy diferente a la que acostumbra Gobik, pero en la que hay mucho espacio para crecer”.

“Íbamos con mucha curiosidad y realmente las prendas son las acertadas. Sabemos que es el arranque y que los diseños son menos radicales precisamente por una cuestión de identidad global de la marca” concluye Ignasi, quien ya espera la 2.0 de un viaje del que sólo sabemos cómo ha empezado…